Cuando te compras unos zapatos nuevos para un evento habitualmente cuando estas unas horas o minutos con ellos quieres quitártelos, ya que estos no están amoldados a tus pies, os vamos a dar un truco para evitar este molesto problema.

Ya seas adicto a los zapatos, o que solo tengas la cantidad mínima de pares en tu armario, sabes de lo que estamos hablando. Zapatos nuevos = sufrimiento, es un hecho.

Has decidido darte un capricho, en una zapatería, te enamorarás de un par de zapatos elegantes y glamurosos. Cuando los pruebas, son incómodos, pero la vendedora te tranquiliza con un simple «Hasta que les des tu forma». Sacas tu tarjeta de crédito y decides ponértelos esa misma noche.

Después de unos minutos, sientes que comienza a calentarse. Después de una hora, quieres gritar y encontrar todas las excusas para sentarte. Al final de la noche, te los quitas, a veces incluso antes de regresar a casa. Tus pies rojos, llenos de ampollas y quemazón, los vuelves a poner en su caja y juras que no te los volverás a poner más. 

Este tipo de situaciones, es muy frecuente. No has tenido tiempo de «hacerte» con los zapatos porque la boda de tu amiga se celebra en tres días o has decidido combinar tu nuevo vestido para la víspera de Navidad con un par de zapatos de noche.

Técnica para dar forma a tus zapatos nuevos.

Existe una técnica para que los zapatos nuevos sean cómodos rápidamente. ¡¡ Solo necesitas un accesorio !!, y está en tu baño. Para «hacer» sus zapatos comodos, debe traer un secador de pelo .

Las instrucciones de uso no pueden ser más simples. Debe aplicarse a los zapatos durante aproximadamente un minuto, hasta que estén calientes y moldeables. Luego hay que ponérselos unos calcetines muy finos y caminar unos minutos en casa, mientras se enfrían. Esta operación debe realizarse una segunda vez, para que los zapatos estén «hechos».

Este truco permite que los zapatos se adapten a la forma de sus pies mucho más rápido, y le ahorra horas de sufrimiento.

Cristina Mañes disponemos de zapatos de fiesta tanto de salón como sandalias, con opción de hacerlo en el color que necesitas y modificando el ancho y el tacón según tus preferencias.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *