Ser madrina de boda es un gran honor a la vez que una gran responsabilidad. La madrina, después de la novia, es la mujer que más miradas atrae en una boda. La elección del look de madrina siempre es complicado, puesto que no debe quitar protagonismo a la novia. Y, como todo en estas ocasiones, existe un código de vestimenta específico para esta figura tan importante. A continuación, os daremos unos consejos de cómo debe ir vestida el gran día.

Madrinas

Elección del estilo

Antaño, la madrina marcaba la solemnidad de la ceremonia con su atuendo. Sin embargo, en la actualidad son los novios los que dictan el código de vestimenta que ellos consideran adecuado para su enlace. Es por ello que la madrina debe tener presente los deseos de la pareja en ese aspecto antes de adquirir su look. Sin embargo, también deberá elegir un diseño con el que se sienta cómoda y concuerde con su estilo.

Corte del vestido ideal para madrinas

El corte del vestido de la madrina depende de muchos factores. Algunos de ellos son la hora, el lugar y la estación en la que se llevará a cabo la celebración. La tradición marca que, obviando a la novia, es la única que puede usar vestido largo  tanto en celebraciones de mañana, como de noche. Sin embargo y como apuntábamos, si los novios deciden que será una boda informal, podrá usar un traje o vestido de cocktail. En este caso, lo más importante es que el corte sea sencillo para evitar robar protagonismo a la novia.

Sea corto o largo, sí se debe tener presente una serie de aspecto. Por ejemplo, no resulta adecuado que el vestido de la madrina sea demasiado entallado. De la misma manera, tampoco debería ser demasiado holgado. Es por ello que el corte recto resulta perfecto para esta ocasión gracias a su sobriedad, elegancia y recato.

Sobre el corte de las mangas, la más adecuada para las madrinas es la tres cuartos o francesa. Con este tipo de mangas, se deja a la vista una parte del brazo teniendo la ventaja de que no se muestra demasiado. Esta regla también es aplicable al escote del vestido, por lo que se debería evita, en medida de lo posible, que sea demasiado pronunciado.

Gama cromática

Queda prohibida  la gama de blancos y colores claros, ya que se considera una falta de respeto hacia la novia. Por este motivo, procura evitar tonos como el beige, el gris perla o el marfil. De la misma manera, también debes descartar el negro por considerar a este color un tono dedicado al luto. Tampoco deberías usar colores demasiado chillones, como pueden ser el naranja, el rosa chicle o el amarillo canario.

Por el contrario, son los colores en pastel serán un completo acierto.  Tonos como el tierra, lavanda,  rosa palo, azul celeste, verde mint, etc. son tendencia y sientan de maravilla. Pero si prefieres decantarte por colores más intensos, los mejores tonos para ello son los rojos, fucsias, verde esmeralda…

En Cristina Mañes te asesoraremos para que estés espectacular en el momento de acompañar a tu hijo al altar, sea cual sea tu estilo. Visítanos y síguenos en Facebook, Twitter e Instagram.